3 consejos imprescindibles si no quieres tener problemas idiomáticos en Canadá

Posted in Datos curiosos, Viajes

Los hispanohablantes a veces ignoramos que el fenómeno de los acentos y los ‘idiomas’ se extiende mucho más allá de nuestra lengua, es decir, es probable que un español se sorprenda por la forma de hablar que tienen algunos ciudadanos de América Latina, o que a algunos mexicanos les resulte indescifrable un chileno que habla con prisas, sin embargo, cuando además del acento, agregamos el factor lingüístico, la situación se complica mucho más.

 

Esta es probablemente las dificultades que algunos han enfrentado al viajar a países como Canadá, donde no solo hay una lengua oficial, sino dos, o incluso más dependiendo de la provincia en que nos encontremos. Y es que no es lo mismo hablar francés en el corazón de París, que, en Marruecos, y mucho menos en Quebec, aquí es donde la historia empieza a jugarnos pasadas y debemos prestar mucha atención.

 

De hecho, algunas expresiones que podrías considerar fraternales o amistosas, como hacer la V de victoria con los dedos, pueden ser interpretadas como una agresión en territorios pertenecientes a la Commonwealth, o la Mancomunidad de Naciones, lo que para ti puede ser un saludo, para otros puede ser una invitación a tomar por saco, en el mejor de los casos. Es por eso por lo que hemos preparado una pequeña guía con sugerencias culturales, para que no tengas ninguno de estos graciosos malentendidos.

 

Atención con los documentos

 

Si ya tienes la maleta lista, y estás preparado para poner a prueba tu francés o tu inglés en las calles de Toronto o Quebec, debes hacer una pausa y considerar algunos aspectos legales de tu viaje. Lo primero que debes verificar es si necesitas un visado regular, o si tu país está incluido en la lista ETA Canadá, lo cual te haría elegible para aplicar a un visado electrónico, que se otorga en cuestión de horas.

 

De ser así, deberás llenar el formulario ETA y aguardar por la respuesta de las autoridades migratorias canadienses, si todo está bien, en cuestión de horas deberás recibir por correo electrónico tu ETA visa, y podrás proseguir sin más con tus planes de viaje, en realidad se trata de un procedimiento de rutina que el gobierno canadiense estableció desde marzo de 2016 para incrementar el control sobre la migración.

 

¿Estás listo ya?

 

Compraste los boletos, tienes tu ETA visa y no puedes esperar a que aterrice el avión para poner a prueba ese costoso curso de francés que tomaste en París, o ese no tan económico curso de inglés que tomaste en New York, la primera barrera que tendrás que enfrentar es al funcionario de inmigracióno obstante, suelen ser personas sumamente cualificadas en el manejo de idiomas, e incluso si no hablaras inglés o francés, ellos podrían orientarte durante el proceso de entrada al país. La realidad en la calle es otra sin embargo.

 

 

  • consejos imprescindibles si no quieres tener problemas idiomáticos en Canadá

 

 

1) Atención al acento en inglés: Supongo que has notado la diferencia que existe entre el inglés británico y el inglés norteamericano, pues bien, notarás que el inglés canadiense es un poco una suma de ambos, pero con contribuciones locales, es decir, habrá variaciones en la ortografía de algunas palabras, acentuación en algunos fonemas que nos resultarán delirantes, y por supuesto, muchas expresiones locales que no comprenderemos de entrada.

 

2) Las cosas no son más sencillas tampoco en francés: Antes de la aparición del sistema decimal, era común que los mercaderes europeos contaran en grupos de 20 para facilitar procesos como los inventarios y las cuentas, sin embargo, aunque en Canadá, este proceso concluyó con un sistema de numeración cerrado idéntico al que tiene el español, en Francia por ejemplo por razones históricas que suelen asociarse a Napoleón y su obsesión con las matemática, los números desde el 69 en adelante se dicen de una forma completamente diferente. Así pues, mientras un francés te dirá ‘quatre-vingts’ es decir cuatro veces veinte, para decir ochenta, un canadiense te dirá simplemente ‘huitante’. Parece una tontería, pero si estás buscando una dirección es muy importante.

 

3) El peliagudo asunto de la V de Victoria: Aunque para la mayoría de nosotros es una expresión de júbilo o de camaradería, en el mundo anglosajón hacer este gesto con la palma hacia adentro es una señal de desdén tan fuerte como enseñar el dedo de en medio. La razón parece remontarse a los días de la guerra de los cien años entre Francia e Inglaterra y la costumbre de cortarle justo esos dos dedos a los arqueros del enemigo cuando eran capturados.

 

Si ya tienes lista la maleta y tu ETA visa, no necesitas mucho más para disfrutar de tu viaje a Canadá, será cuestión de escuchar con atención las indicaciones de los locales, estar preparado para el fenómeno de los números en caso de que pidas una dirección o discutas las cifras de un paquete turístico, y, sobre todo, que no hagas la V de victoria cuando el oficial de migraciones estampe el sello de admitido a su país.

 

ARRIBA