Canadá: si eres latino muy seguramente ¡te sorprenderás!

Posted in Datos curiosos, Vivir en Canadá

Sabemos que Canadá es un gran destino. Algunas personas optan por este país norteamericano en búsqueda de nuevas oportunidades y un mejor futuro.

Otros, desean conocer este espectacular país debido a sus paisajes que parecen salidos de una película o de un programa de televisión de National Geographic.

Pero… ¿Qué hay de aquellas cosas en las que no pensamos antes de estar en Canadá?, ¿Cuáles son esas diferencias (cotidianas) que pueden haber entre este país y otros países de Latinoamérica?

Si te causa curiosidad descubrirlas, te sugerimos que continúes leyendo este artículo.

Pero antes de continuar, te recordamos que si vives en países como México y deseas viajar a Canadá, deberás solicitar una autorización electrónica de viaje conocida como ETA Visa.

 

 

  • Leche en bolsa

 

Algo tan cotidiano como lo es ir a comprar leche te puede llamar la atención. Aunque para nosotros los latinos encontrar este producto en esta presentación sea muy normal.

Lo curioso es cuando en el súper observas a otra persona, probablemente a un ciudadano canadiense o un estadounidense cuando reaccionan al toparse con este producto en bolsas.

Por si no lo sabias, en Norteamérica al igual que en países como Australia la leche es un producto que por lo general solo se vende al público en cajas de cartón o en garrafas de plástico.

 

  • Unidades de medida

 

Desde 1970 Canadá adoptó el sistema internacional de unidades de medición, sin embargo, gracias a la cercanía de este país con Estados Unidos sigue siendo habitual que muchas personas aún emplean las denominadas unidades imperiales.

Por lo tanto, no es raro en Canadá que las personas aún hagan seguimiento a su peso en libras, midan longitud en pulgadas o empleen los grados Fahrenheit para referirse a que tan fría o cálida está la temperatura.

 

  • País grande con baja población

 

Quizá este sea uno de los motivos que muchas de las personas interesadas en emigrar a Canadá conocen desde mucho antes de viajar.

La población es de alrededor de unos 35 a 40 millones de habitantes a lo largo y ancho de todo su territorio, lo que resulta muy bajo si se compara con su país vecino Estados Unidos con más de 320 millones de habitantes en todo el territorio.

Por otra parte, Japón con tan poco territorio y comparado con Canadá, supera los 127 millones de habitantes, aspecto que resulta increíble. La relación de población es inversamente proporcional al destacar lo ínfima que resulta la población canadiense con respecto a la nipona.

 

  • La consistencia de la leche

 

Nuevamente, este producto lácteo toma lugar en este compendio de curiosidades.

En Canadá este producto lácteo suele tener un aspecto muy claro lo que resulta extraño para todos los que nacimos en Latinoamérica.

Esta bebida suele ser descremada y tratada previo a su venta, la leche no posee cuerpo o nata como tradicionalmente sí sucede en países como México y el resto de Latinoamérica.

 

  • Los autos se detienen para dar paso al peatón

 

En Canadá es normal, y por ley, ceder el paso a quienes van caminando y ello resulta muy extraño para muchos extranjeros en territorio canadiense especialmente si estos provienen de países latinoamericanos.

Este acto, además de ser un gesto de cortesía es una norma de convivencia ciudadana del que muchos países deberían tomar ejemplo.

 

  • Las personas suelen distraerse al cruzar la calle con mucha facilidad

 

Debido a lo anterior, los peatones o transeúntes, tienden a asumir que quienes van tras el volante se van a detener, es quizá un acto de idiosincrasia por parte del peatón que asume, basado en la ley y la convivencia ciudadana, que en efecto es así.

 

  • Son pocas o casi inexistentes las llamadas glorietas o rotondas

 

Parece extraño que en un país desarrollado como Canadá, no existan este tipo de vías circulares que en muchos lugares, incluyendo a la mayoría de países latinoamericanos se encuentran muy frecuentemente.

La finalidad de las rotondas es la de descongestionar y agilizar el tráfico, pero en Canadá parecen no ser necesarias debido en parte a la gran extensión de su territorio, los amplios espacios de sus vías y más aún si se tiene en cuenta la baja cifra de su población.

Aspectos como la educación, que se imparte desde tempranas edades en temas de convivencia ciudadana y el respeto de los derechos de los demás, al igual que la seguridad vial, son otras de las causas por las cuales suelen no ser necesarias las rotondas.

ARRIBA