El Rey de Canadá no es de Canadá

Posted in Datos curiosos

1400293Canadá, siendo como es una de las naciones más grandes del planeta en todos los sentidos, es una nación con un curioso y llamativo contrasentido desde su misma creación como estado: la reina de Canadá es la reina de Inglaterra. Tal como lo lees, por absurdo que parezca.

Canadá es un estado federal con un sistema de monarquía parlamentaria, y su monarca resulta serlo por sucesión hereditaria de la familia real británica: es decir, el rey de Inglaterra. Y a ésto se añade que Canadá y sus ejércitos tienen como comandante supremo de las fuerzas armadas también es al mismo rey del Reino Unido. En este momento una reina, Isabel II de Inglaterra.

La reina de Inglaterra, como bien puede comprenderse, no vive en Canadá. Vive en el principal de sus reinos, obviamente, y está representada en los territorios canadienses por un gobernador general. Además existe la figura del representante de la reina en cada una de las provincias, llamado teniente gobernador, con un comisionado en cada uno de los territorios.

Esto que en principio podría sonar a broma, no lo es. Su importancia trasciende a la mera anécdota, y contra toda lógica, un territorio independizado –y más de las dimensiones, importancia económica y política de Canadá–, sigue voluntariamente vinculado al dominio británico de antaño de algún modo.

Así, podemos ver que:

  • Los pasaportes de Canadá son expedidos en nombre de Su Majestad la Reina. En la parte trasera puede leerse en cada pasaporte canadiense: «El Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá, en nombre de Su Majestad la Reina, ruega a las Autoridades interesadas conceder paso libre al titular de este pasaporte, lo mismo que la ayuda y la protección que pueda necesitar».
  • Los buques de guerra tienen en su nombre como inicio «HMCS» que significa Her Majesty’s Canadian Ship (Buque Canadiense de Su Majestad).
  • Todos los miembros de las Fuerzas Armadas Canadienses prestan juramento a la reina y a sus sucesores.
  • Los canadienses no pagan impuestos a la reina, pero corren con todos los gastos de ella y todos los miembros de la casa real británica cuando está en suelo canadiense o representando a Canadá en el extranjero. También asumen los costes de gobernador general y tenientes gobernadores en ceremonias y viajes oficiales.
  • La reina emite un mensaje televisado cada Año Nuevo escuchado por millones de canadienses, y desde 2007 a través de Youtube también.
  • La ratificación de las leyes por parte de la reina es necesaria, y como soberano tiene el derecho a rechazarlas, o de otorgar clemencia a un delincuente entre otras prerrogativas reales.

Sin duda todo esto es demasiado sorprendente para un país tan lógico y libre como es Canadá. Pero no deja de ser, por chocante y sorprendente, también bastante divertido 🙂

ARRIBA