¡La cara amable de Canadá!

Posted in Datos curiosos, Vivir en Canadá

Canadá es uno de los destinos más deseados por personas de todo el mundo ya sea para vivir, trabajar, estudiar, en fin… existen un sinnúmero de motivos para viajar a esta parte del continente americano. Ahora en estos tiempos, se hace más fácil obtener la Visa para Canadá, así que no deberían existir motivos para dejar a un lado el sueño de viajar y conocer todo cuanto este bello país ofrece.

Con el uso de tantas herramientas de comunicación, ya no es adecuado pensar que realizar los trámites es un desgaste, incluso existen agencias que te asesoran con respecto al viaje con solo pagar un poco más. De lo contrario realizas tú mismo por internet el trámite, es sólo seguir las instrucciones que te ofrece la página web.

Una vez solicitas la ETA Canadá, debes prepararte para vivir un cúmulo de experiencias inolvidables. Las personas allá generalmente intentan integrar al extranjero y no cerrarle las puertas, hay un ambiente de camaradería, de no importar raza, ideologías distintas, es decir, esta es la cara del Canadá que más gusta, la que muestra respeto hacia los demás.

El respeto hacia la persona que viene de otro lugar es constante, es un país relativamente tolerante, de fácil adaptación para los extranjeros de todo origen y condición, los cuales muchas veces llegan a Canadá con escasos medios, simplemente con la esperanza de encontrar su futuro en una tierra amistosa, hospitalaria y hermosa.

 

Pasos para ser un buen extranjero…

  1. Trata de manejar tu manera de expresarte, porque a veces las personas suelen utilizar  palabras que sólo se conocen en su país y los demás no logran entenderlos.
  2. No seas grosero, es bueno que defiendas a tu país de origen pero tampoco es para que te vayas a enemistar con todos, piensa luego actúa.
  3. No trates a los demás de entrada con mucha confianza, debes evaluar cómo les gusta ser tratados.
  4. Trata de observar las calles, analiza las señalizaciones, camina por dónde debe ser.
  5. Los desechos deben tirarse a dónde corresponden.
  6. No recibas ayuda de extraños sin precaución, a medida que vaya pasando el tiempo y los conozcas, podrás hacerlo.
  7. No menciones cosas fuera lo normal, es decir, no digas cosas negativas acerca del país, porque se ve de mal gusto.
  8. Trata de informarte antes de viajar, investiga el país, qué sabes hacer y si tienes posibilidades de mantenerte activo allá.

 

Si sigues estos pasos no tendrás ningún inconveniente con nadie por la calle, esto es realmente importante, porque la gente siempre tiende a pensar que si no te gusta el país, qué haces viviendo allí.

Te puedo decir que es sorprendente como la diversidad cultural, se toma cada vez más a los países de todo el mundo, demasiada gente queriendo irse a otras ciudades y tratando de hacer su trabajo lo mejor posible, pero te enfrentas a una realidad bastante complicada, te vas a otro país en el que no sabes cómo te van a recibir, si caerás bien, si las personas te respetarán, si establecerte será fácil o no.

No deja de ser aventurado irse así, con muchos más sueños que con dinero, pero así como se tienen miedos, también se debe tener el valor para cerrar los ojos, porque a los canadienses no les disgusta la multiculturalidad, son personas de naturaleza hospitalaria, siempre recibiendo al extranjero con buena actitud y fomentando los buenos valores; por lo tanto, esto no debería ser un problema.

Cuando obtienes una Canadá Visa, te cambia la vida, ves las cosas desde otra perspectiva, piensas en lo bueno que es conocer otro país, con personas más aterrizadas, más tolerantes, de mente abierta, con una capacidad impresionante para convivir sanamente, situación particular que genera esperanza.

Además de que Canadá es el país soñado, lleno de una cantidad de parques, bosques, lagos, montañas, dotado de una cantidad infinita de lugares maravillosos, genera mucha expectativa conocer semejante paraíso terrenal; no es de extrañarse que quieras permanecer allí, esa es la posibilidad que se plantea todo aquel que se arriesga a tener su Canadá ETA y  luego que pisa suelo canadiense ya está bajo el encanto de un país maravillosamente mágico.

Aunque el frío al principio te agobie, cuando aprendes a controlarlo, a sobrellevar las demás situaciones que se puedan presentar en tú día a día, tiendes a pensar en los motivos que te llevaron a viajar, en lo que tienes en tú país de origen y en lo que te ofrece Canadá, también en el futuro que tendrías si permaneces o no, en tus posibilidades a nivel profesional, educativo, social, cultural, la forma en la que percibes las cosas, en fin…Ya es hora de tomar riesgos, de tomar tus maletas y decir nos vemos pronto Canadá!

 

ARRIBA